Salud mental y salud financiera, dos caras de la misma moneda.

5.00

 

Muchas veces, lograr cambios importantes en la vida tiene que ver con adoptar buenos hábitos que te ayuden a ser más ordenado o más consciente en tus actividades. Por eso, creemos que una buena salud financiera puede y debe ir acompañada de una buena salud mental.

Hoy queremos hablar de dos conceptos que si bien se utilizan en situaciones similares, vale la pena diferenciar, pues creemos que esto te ayudará a ser más consciente al momento de realizar una compra.

Hablamos de los compradores compulsivos y los compradores impulsivos. Quizá alguna vez has escuchado estos términos o incluso has actuado de alguna de estas formas en algún momento y es por eso que queremos compartir contigo una forma de identificar estos comportamientos para evitarlos.

 El impulso de comprar

Se le llama compra impulsiva cuando una persona adquiere un producto por la reacción del momento y por una necesidad de urgencia. Generalmente se hace sin reflexionar, por lo que sus beneficios suelen ser nulos para el comprador y esto conlleva un sentimiento de culpa o arrepentimiento. Por ejemplo, muchas veces una compra impulsiva es provocada por un descuento o una estrategia publicitaria en donde todo luce más atractivo y necesario de lo normal. Una compra impulsiva difícilmente está pensada en el largo plazo. De hecho, puede interferir con tus planes financieros, ya que son gastos imprevistos e innecesarios.

 ¿Qué hacer para evitarlo?

Planifica a detalle todas tus compras, así cuando estés a punto de comprar algo por impulso podrás detenerte fácilmente y estar seguro de que ninguna compra fuera de ese plan es necesaria.

No caigas en la urgencia de las ofertas. Lo mejor que puedes hacer es siempre posponer esa compra, que si bien podría sonar atractiva, también podría esperar.

Controla el uso de tarjetas. Las tarjetas de crédito o débito y las compras impulsivas suelen ir de la mano por la facilidad de pago, pero también porque tu cerebro no registra una pérdida física de dinero. En cambio, cuando pagas en efectivo es más fácil que pienses dos veces tu compra ya que notarás que tendrás menos dinero.

¿Cómo es la compra compulsiva?

A diferencia de la compra por impulso, una compra compulsiva se hace para llenar una sensación de satisfacción momentánea a pesar de que la situación no es favorable o no lo permite, es decir, sí hay reflexión, pero el comprador acaba sucumbiendo después de una lucha por no comprar.

Se podría considerar una adicción a la compra, ya que para el comprador es casi inevitable realizarla. Usualmente se puede asociar este tipo de comportamientos a causas psicológicas o emocionales. Quizá te suene familiar alguien que compra cuando está triste o nervioso, o quizá es alguien que compra a escondidas.

Para afrontar el comportamiento de consumo compulsivo muchas veces hace falta hacer un ejercicio de introspección. Por ejemplo, mediante la meditación, el ejercicio físico o comentarlo con alguien de confianza. Sin embargo, si el caso es grave es recomendable buscar apoyo de algún experto.

Por eso recuerda siempre que la tranquilidad que hoy tengas al momento de comprar solo artículos o servicios necesarios te ayudará a tener la tranquilidad que quieres en el futuro, y para lograrlo tienes la app Profuturo Móvil, que te ayudará a planear y programar tu ahorro desde donde esté y de una manera muy fácil. ¡Descárgala ya!

En Profuturo nuestro compromiso es que tengas una mejor pensión para tu retiro, acércate a nosotros para que conozcas cómo podemos ayudarte a lograrlo. Síguenos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter o Instagram y mantente informado y asesorado sobre cómo lograr la salud financiera que todos buscamos.

Si todavía no eres parte de Profuturo te invitamos a dejar tus datos aquí para que conozcas nuestros servicios y tomes la mejor decisión para tu futuro.

Los recursos en tu Cuenta Individual son tuyos. Infórmate en www.gob.mx/consar.

También te puede interesar:

.